MIEDO

Miedo. por Matías Kvesa | Entre el sonido y la literatura

 Esta es mi primera publicación en el blog. Quizás deba ser inspiradora, o generar algo de interés sobre mi, o quizás debería publicar parte de una ficción, un texto colorido de bienvenida intentando abrazar a mis posibles lectores y virtualmente decirles , «quédense aquí que estarán cómodos». Pero no siento nada de eso. Lo que siento es expresar todo lo que me nazca desde el interior, así como también las influencias exteriores, procesándolas y plasmándolas. Ideas, reflexiones, historias, a veces propias y otras ajenas.

 Este blog intentará ser creativo, pero ante todo verdadero. Solo para eso existe, con el propósito de que su autor exprese esas creaciones, en estado puro.

 Por eso aquí comparto lo que siento hoy, bienvenidos.

 A veces tengo miedo, mucho miedo. Me paralizo. También siento angustia, que todo me sobrepasa y soy efímero, chiquito, ante tanto que me rodea. Me freno, pienso un segundo, y me cuesta salir de ese estado de consciencia sobre lo que estoy viviendo a mi alrededor, el cual se traslada adentro, me toma, me confunde y me deja ahí solo, y empiezo a creer que realmente lo estamos, a pesar de que vivimos bajo el sentido de comunidad. Mientras tanto la realidad grita que estamos cada vez más lejos entre nosotros.

Concientizarme me enfrenta con esa realidad, que veces en exceso puede ser mala. Por eso tienen tanto éxito las redes sociales. Allí la gente ingresa en un mundo paralelo donde todo es alegría, genera distracción, y otorga el tan ansiado placebo de la compañía.

 Lucho seguido con esta situación e intento ser fuerte para vencer ese estado y seguir adelante con mis proyectos. Es difícil, pensar las cosas y no actuar automáticamente no es fácil. A veces genero una imagen exterior de seguridad para creer que supero todo esto, pero muchas veces no tengo idea a donde voy, que es lo que quiero, que es lo que me pasa. Veo caminar a las personas decididas, a veces casi desesperadamente, avanzando hacia un lugar, corriendo tras algo que les dará una supuesta recompensa y me pregunto a dónde vamos de esa manera.

 A mi no me sale. Cuando paro unos instantes y conecto con lo que me sucede internamente, y con lo que pasa alrededor, me doy cuenta de que cada vez más corremos tras la nada. 

 Al poco tiempo soy yo quien sin darme cuenta empieza a desesperarse tras las cosas, apurándome para alcanzar ese “algo”, me gana la realidad y me mimetizo entre los seres automáticos. Luego llega ese momento donde me detengo, lleno de ansiedad por la bola interminable de estímulos que me abruman, y me pregunto “¿Qué estoy haciendo? ¿Para qué hago esto? ¿A dónde voy con esta acción que me consume tanta energía?”

+ Otras publicaciones

2 comentarios

  1. Hola Mati!! En el 2021 nos cruzamos en Mar del Plata, compré tu libro «Notas naturales» y espere volver a Rosario para leerlo. Sinceramente me encantó, trasmite tantas emociones, cada situación de Juan la vivía como propia. Muy lindo libro para aquellas personas que luchan por lo que aman. Un saludo!!

    1. Hola Julieta!! Leer este tipo de comentarios me llena. Me alegra mucho que lo hayas leído, confiado, y disfrutado.
      Realmente… Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *